Incontinencia fecal

Incontinencia fecal Tu salud

Acerca de esta patología

Acerca de la incontinencia fecal

Si te sientes frustrado por problemas de control intestinal, no estás solo. Son muchas las personas que pueden padecer esta enfermedad en algún momento.

Definición

Los problemas de incontinencia te impiden controlar cuándo y con qué frecuencia vas al baño. Es posible que experimentes pérdidas inesperadas, pequeñas o grandes, que vayas al baño con mucha frecuencia, que tengas dificultar para vaciar tus intestinos, o que experimentes una sensación de defecación incompleta. Algunas personas experimentan una combinación de estos síntomas.


Causas:

Existen varias causas de los cambios en la función intestinal. Puede ser una causa estructural, como un daño muscular o nervioso producido por una cirugía, un embarazo o una lesión. Algunos medicamentos afectan el funcionamiento de los intestinos. Otras patologías y enfermedades, como la diabetes y la enfermedad de Parkinson, también pueden derivar en incontinencia.

Los problemas pueden surgir debido a dietas, exceso de peso y falta de ejercicio. Los viajes y los cambios de hábito contribuyen a la salud de los intestinos y pueden causar problemas temporales.

No tomar suficiente líquido puede causar estreñimiento. 


Síntomas

Existen diferentes tipos de problemas de control intestinal; los dos principales son el estreñimiento y la diarrea.

Los síntomas de la diarrea incluyen los siguientes:

  • Heces líquidas frecuentes e indeseadas
  • Dolor abdominal, calambre e hinchazón
  • Náuseas y falta de apetito
  • Fiebre
  • Sangre en las heces

Los síntomas del estreñimiento incluyen los siguientes:

  • Un cambio en los hábitos intestinales e ir al baño con una frecuencia menor a la normal
  • Esfuerzos de defecación
  • Heces duras
  • Sentir que tu defecación ha sido incompleta
  • Sentir hinchazón, calambres estomacales y náuseas

Factores de riesgo

Las mujeres que han tenido hijos por parto vaginal, las personas mayores (hasta el 25 % de las que viven bajo cuidado1) y las personas que han sufrido un traumatismo, como un accidente, una cirugía o un ictus, corren un riesgo mayor de incontinencia fecal.

Patologías como la diabetes o la enfermedad de Parkinson pueden causar problemas intestinales. Las personas que tienen una enfermedad inflamatoria intestinal o síndrome del intestino irritable pueden sentir la necesidad de correr al baño o experimentar pérdidas.

Las dietas, las elecciones en el estilo de vida y el ejercicio también son factores de riesgo. Fumar, beber alcohol, la obesidad y la falta de ejercicio son factores que aumentan el riesgo de problemas intestinales.


Diagnóstico

Habla con tu médico acerca de tus síntomas y de cómo afectan a tu vida cotidiana. Tu médico hará un diagnóstico de acuerdo con tus síntomas.


Referencia

1

Royal College of Physicians. (23.11.2005) Inadequate and Incomplete – Continence Care in the UK. Comunicado de prensa http://www.rcplondon.ac.uk. (Consultado el 10 de octubre de 2006).


La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.