Acerca de las infecciones sinusales (sinusitis)

Infecciones sinusales Tu salud

Acerca de esta patología

Acerca de las infecciones sinusales (sinusitis)

Ya conoces la sensación: secreción nasal, dolor de cabeza y congestión sinusal. ¿Es sólo un catarro? ¿O es algo más grave? Si es una infección sinusal, se trata de una patología más compleja.

Definición

Los senos paranasales son cavidades óseas, llenas de aire, que se encuentran dentro del rostro y del cráneo. Una infección sinusal, también llamada rinosinusitis o sinusitis, es una inflamación de los tejidos blandos que revisten los senos paranasales.

Existen dos tipos de sinusitis: la infección sinusal de corto plazo o aguda, que puede producirse después de un catarro, de un ataque de alergia, o debido a contaminantes en el ambiente; y la infección sinusal de largo plazo o crónica, que dura más de 12 semanas.


Causas

Las causas de la sinusitis pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Causas anatómicas – tales como un tabique desviado o cornetes agrandados en la nariz
  • Elecciones de estilo de vida – incluidos el embarazo, el trabajo con niños y el tabaquismo
  • Causas inflamatorias e infecciosas – relacionadas con infecciones bacterianas, virales y fúngicas, así como con alergias y pólipos
  • Trastornos del desarrollo – tales como la fibrosis quística
  • Tumores en la nariz y los senos – que pueden obstruir vías de drenaje críticas

Síntomas

La congestión de los senos paranasales, la secreción y la presión con dolor facial o dolores de cabeza pueden significar que tienes un catarro. Pero si la secreción de la nariz es amarilla o apenas pigmentada es posible que tengas una infección sinusal. 

Las infecciones sinusales crónicas pueden afectar tu calidad de vida y hacerte sentir constantemente cansado. Si tienes asma, las infecciones sinusales pueden empeorarla.


Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de una infección sinusal:

  • Nadar en aguas contaminadas provoca que los senos se expongan a las bacterias
  • El contacto frecuente con niños pequeños te expone a un número mayor de catarros o infecciones bacterianas
  • Fumar o respirar el humo del tabaco de otras personas espesa el tejido de la nariz, retarda el flujo de moco y permite que las bacterias crezcan

Diagnóstico

Tu médico te preguntará cuáles son tus síntomas y antecedentes médicos. Es posible que te palpe algunas zonas del rostro para sentir si alguna abertura de los senos paranasales está blanda. A veces, también resulta útil realizar una TC.

Si tus síntomas no desaparecen con el tratamiento que te proporcione tu médico de cabecera, es posible que te deriven a un otorrinolaringólogo. Este especialista en nariz, garganta y oído utilizará un endoscopio nasal para examinar el interior de la nariz y ver si hay alguna obstrucción. Un endoscopio es un instrumento muy delgado con una luz en la punta, similar a un telescopio diminuto.


La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.