marcador

Dolor por cáncer Tu salud

Opciones de tratamiento

Opciones de tratamiento para el dolor crónico por cáncer

El dolor por cáncer, a menudo, se trata con medicación oral y con técnicas para el alivio del dolor, como la rehabilitación y el ejercicio. Algunas veces, estas opciones producen efectos secundarios o no alivian el dolor. Si eso te sucede, tu médico puede recetarte un tratamiento intervencionista para el alivio del dolor, como una bomba de infusión de fármacos.

La elección de tu tratamiento depende de tus necesidades específicas, como el tipo de dolor, su gravedad, y cómo respondes al tratamiento para el dolor. Es posible que no todos los tratamientos traten tu tipo de dolor. Los tratamientos incluyen los siguientes:

Tratamientos sin fármacos

Las técnicas como la relajación, la retroalimentación biológica, el ejercicio y el asesoramiento ayudan a las personas a utilizar menos medicación. Tu médico puede ayudarte a contactar a profesionales de la salud que puedan enseñarte dichas técnicas.


Medicamentos orales no opioides (pastillas)

La medicación es, a menudo, el primer tratamiento que los médicos utilizan para el manejo del dolor crónico. Cada paciente tendrá una respuesta única a cualquier medicamento, por lo que es posible que tu médico necesite probar varios fármacos y dosis para encontrar la combinación más eficaz. Tu tratamiento dependerá del tipo de dolor y de su gravedad, y de qué tan bien responda tu dolor a dicho tratamiento. Los medicamentos orales no opioides incluyen analgésicos leves, como el paracetamol, y fármacos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno.


Opioides

Si los medicamentos no opioides no son eficaces para controlar tu dolor, el siguiente paso es utilizar medicamentos opioides, como la morfina o el parche analgésico. Los opioides son similares a las sustancias naturales (endorfinas) que el cuerpo produce para controlar el dolor.


Administración externa de fármacos

Las bombas externas de infusión de fármacos administran medicación opioide a través de un tubo que se inserta dentro de una vena (intravenoso) o dentro del espacio epidural de la columna. Los sistemas externos, a menudo, pueden aliviar el dolor de manera eficaz.


Bomba de infusión de fármacos (sistema de administración intratecal de fármacos)

Si la medicación oral ya no alivia tu dolor por cáncer o te produce efectos secundarios molestos, tu médico puede considerar una bomba de infusión de fármacos.

Normalmente, las bombas de infusión de fármacos se colocan en el abdomen mediante cirugía. Las bombas envían medicación para el dolor a través de un catéter (tubo de plástico) delgado y flexible a la zona de alrededor de la médula espinal (llamada "espacio intratecal"). Debido a que la medicación para el dolor va directamente a la zona de alrededor de la médula espinal, la bomba de infusión de fármacos puede ofrecer un grado considerable de alivio del dolor con una dosis menor que la requerida por otros tratamientos. 1-3


Bloqueos neurolíticos

Los bloqueos neurolíticos son inyecciones que van directamente a ciertos nervios para destruirlos o impedir que los nervios envíen mensajes de dolor.


Neuroablación

Con la neuroablación, los médicos destruyen (generalmente con calor) los nervios que sirven como vías hacia el cerebro. La neuroablación es, a menudo, la última opción cuando otros tratamientos han fallado.


Referencias

1

Onofrio BM, Yaksh TL. Long-Term Pain Relief Produced by Intrathecal Infusion in 53 Patients. J Neurosurg 1990; 72: 200-209.

2

Lamer TJ. Treatment of Cancer-Related Pain: When Orally Administered Medications Fail. Mayo Clin Proc 1994; 69:473-480.

3

Portenoy RK. Management of Common Opioid Side Effects During Long-Term Therapy of Cancer Pain. Ann Acad Med 1994; 23:160-170.


La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.