Discopatía degenerativa

Estreñimiento crónico Tu salud

Vivir con el tratamiento

Vivir con la terapia InterStim™

Después de que te implanten el neuroestimulador InterStim de Medtronic y los cortes quirúrgicos se hayan curado, podrás retomar tus actividades habituales. Las personas que tienen un neuroestimulador InterStim de Medtronic han podido hacer cosas que no podían hacer antes, como ir a restaurantes, dar largos paseos por el parque, ver películas en el cine o viajar.

Vida diaria

Después de la cirugía de implantación del neuroestimulador, es posible que experimentes un poco de incomodidad. Sin embargo, pronto podrás retomar tus actividades habituales y comenzar a disfrutar de la ausencia de síntomas intestinales y de vejiga. Es importante que continúes siendo consciente de lo que sucede con el estimulador y los síntomas, y que te mantengas en contacto con tu médico por cualquier pregunta o inquietud que puedas tener.

Después de la corta cirugía mínimamente invasiva, te entregarán un programador del paciente InterStim portátil y una tarjeta de identificación. Aunque el programador del paciente no se use a menudo, permite ajustar el nivel de estimulación y encender o apagar el neuroestimulador InterStim.

Procedimientos médicos y equipamiento

Es recomendable que lleves contigo tu tarjeta de identificación de InterStim todo el tiempo y que la muestres al personal médico antes de que te realicen pruebas o tratamientos. La mayoría de los procedimientos y equipamiento no afectan ni se ven afectados por el neuroestimulador. Sin embargo, es necesario tomar recaudos con cierto equipamiento, como con las resonancias magnéticas, los monitores y los aparatos de diatermia.

Dispositivos antirrobo

También deberás hacerle saber al personal de los aeropuertos acerca de tu dispositivo, para evitar posibles problemas con los sistemas de detección de los aeropuertos. Los sistemas de detección de los aeropuertos y los detectores de robos en los centros comerciales públicos o en los bancos pueden hacer que el neuroestimulador se apague o se encienda. Si esto ocurre, no te preocupes. La configuración del dispositivo no cambiará. Simplemente utiliza tu programador del paciente para volver a encender tu neuroestimulador. Si sabes que deberás pasar a través de alguno de los detectores mencionados, es recomendable que apagues el neuroestimulador antes de pasar y que lo vuelvas a encender luego.

Acceder a un reemplazo

Después de muchos años, la batería del neuroestimulador se agotará y causará que la estimulación eléctrica cambie y se vuelva menos eficaz. Es posible que tus síntomas reaparezcan cuando esto suceda, pero es algo normal y no debes preocuparte. Deberás consultar a tu médico tan pronto como percibas un cambio en la estimulación (que aumenta o disminuye la intensidad, o que es diferente). Tu médico verificará la batería y es posible que decida reemplazar el neuroestimulador. Tu programador del paciente también te advertirá si el neuroestimulador tiene poca batería.


La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.