Incontinencia fecal

Incontinencia fecal Tu salud

Acerca del tratamiento

  

Expandir todo

Acerca de la estimulación de los nervios sacros

Acerca de la estimulación de los nervios sacros

Si has probado otros tratamientos y no has encontrado alivio, puede que quieras considerar una evaluación de prueba para la estimulación de los nervios sacros. Se ha usado para tratar a más de 50,000 personas desde 1994.

¿Qué es?

La estimulación de los nervios sacros implica el uso de un dispositivo implantado mediante cirugía que estimula el nervio sacro con pulsos eléctricos leves. El nervio sacro controla tus intestinos y los músculos relacionados con la función anal.

Para ayudar a descubrir si la estimulación de los nervios sacros es adecuada para ti, puedes someterte a una evaluación de prueba. Esto les permite a ti y a tu médico probar la estimulación de los nervios sacros.

La evaluación de prueba implica la implantación de un cable fino en tu espalda. El cable se conecta a un pequeño estimulador que usarás adherido a un cinturón. El estimulador enviará pulsos eléctricos leves a través del cable fino a uno de tus nervios sacros, y esos pulsos pueden hacer funcionar tus intestinos como se supone que deben hacerlo. Durante la evaluación de prueba, que normalmente dura de 7 a 14 días, puedes seguir haciendo tus actividades diarias con cuidado.
Más


Beneficios y riesgos

Todos los tratamientos y resultados son específicos de cada paciente y formarán parte de la consulta con tu profesional de la salud.

Consulta a tu profesional de la salud para obtener una lista completa de beneficios, indicaciones, precauciones, resultados clínicos y demás información médica importante relacionada con la estimulación de los nervios sacros.


Preguntas frecuentes

Revisa algunas preguntas e inquietudes frecuentes sobre la estimulación de los nervios sacros, y descubre cómo hablar con tu médico sobre las opciones de tratamiento.
Más

¿Qué es?

Preguntas frecuentes


La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.