Infecciones de oído

Infecciones de oído Tu salud

La vida después de la cirugía

Vivir con tubos de ventilación o una adenoidectomía asistida con motor

Los tubos de ventilación pueden reducir el riesgo de otras infecciones de oído. Después de una adenoidectomía asistida con motor, es posible que tu hijo tenga un ligero dolor de garganta que mejora cuando la cirugía se cura.

Después de la cirugía

Tubos de ventilación – Después de la cirugía, tu hijo quedará en observación durante algunas horas para asegurar que no haya complicaciones. Tu otorrinolaringólogo te dará instrucciones acerca de cuándo buscar atención inmediata y cuándo programar consultas de seguimiento. Es posible que también te recete gotas antibióticas para los oídos.

Adenoidectomía asistida con motor – Después de la cirugía, tu hijo quedará en observación durante algunas horas para asegurar que no haya complicaciones. Tu otorrinolaringólogo te dará instrucciones acerca de cuándo buscar atención inmediata y cuándo programar consultas de seguimiento. Después de la operación, es posible que tu hijo tenga un ligero dolor de garganta. Esto es normal y debe aliviarse gradualmente a medida que el lugar de la cirugía cicatriza.

Aunque las adenoidectomías asistidas con motor generalmente tienen pocas complicaciones, si se produce una hemorragia en un niño pequeño, puede constituir un problema grave. Es posible que los niños pequeños no noten la hemorragia ni se quejen de ella. Tu hijo quedará en observación durante algunas horas después de la cirugía para asegurar que la hemorragia no empiece otra vez.


Vida diaria

Tubos de ventilación – Aunque hay pocos desafíos o problemas relacionados con vivir diariamente con tubos de ventilación, hay algunas cosas que debes tener en cuenta. Los tubos de ventilación a veces se caen antes de lo previsto. En ese caso, el líquido se puede acumular nuevamente y habrá que repetir la cirugía. Por otro lado, los tubos de ventilación pueden permanecer en su sitio demasiado tiempo y tal vez sea necesario que tu médico los retire.

Para prevenir que ingresen gérmenes en el oído a través del tubo de ventilación, es posible que tu médico te recomiende utilizar tapones para los oídos mientras te bañas o nadas, a fin de mantener los oídos secos. Esto es particularmente importante cuando nadas en aguas no tratadas, como en lagos o ríos. Tu médico te sugerirá la mejor manera de proteger los oídos de tu hijo después de la cirugía.

Adenoidectomía asistida con motor – Después de una adenoidectomía asistida con motor, debe reducirse el riesgo de que tu hijo sufra infecciones adicionales. Como siempre, si tienes preguntas o inquietudes, acude a tu médico.


La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.