Innovating for Value in Healthcare

Mirar más allá del procedimiento, para aumentar el valor

Por Sheri Dodd

A veces, un cambio de perspectiva puede conducir a avances drásticos en la atención sanitaria. Aunque se presta mucha atención a los descubrimientos científicos revolucionarios, con frecuencia un pequeño cambio en la manera como vemos un problema o como colaboramos para alcanzar una solución puede llevarnos a mejores resultados y reducir los gastos.

GASTOS DE USD 276,000 MILLONES EN DIABETES E INSUFICIENCIA CARDIACA (Estados Unidos, 2012)

Pensemos en la diabetes y la insuficiencia cardíaca, las principales afecciones crónicas que demandan una atención continua. En 2012, Estados Unidos gastó un total de USD 276,000 millones para tratar estas dos enfermedades. Si pudiéramos mejorar el cuidado y el control de ambas, el ahorro potencia sería de 196,000 millones a lo largo de las siguientes dos décadas.

Entre los pacientes con diabetes, las úlceras de piel constituyen una de las causas de hospitalización más común. Un inesperado tercio (33 %) de los USD 116,000 millones gastados en 2007 en gastos directos de la atención en diabetes cubrieron este problema. No obstante, un análisis de 2011 demostró que el coste de un podólogo significó USD 13,474 menos que lo gastado en pacientes que no recibían este tratamiento. Esto prueba que una simple conversación entre médico y paciente puede evitar gastos sanitarios y, en última instancia, mejorar los resultados. Imagina que pudiéramos encontrar modos de optimizar el recorrido del paciente y obtener esos resultados.

Al igual que los pacientes con diabetes, aquellos con insuficiencia cardíaca también podrían verse beneficiados si se prestara más atención al valor para los pacientes durante todas las etapas de su tratamiento. Cada año, aproximadamente un millón de pacientes son hospitalizados con insuficiencia cardiaca, a USD 31.000 millones en gastos directos e indirectos.

Al menos la mitad de estos pacientes serán reingresados en el hospital dentro de los seis meses, y la mayoría de estos reingresos se dan dentro de los primeros 30 días.

Para ponerlo en términos económicos, el coste medio total de una hospitalización por insuficiencia cardiaca es de USD 8,184, mientras que el rembolso medio por esa visita es de USD 6,111, lo que significa que en la mayoría de los casos los hospitales pierden dinero por cada paciente que admiten con insuficiencia cardiaca.

Al calcular las estadísticas demográficas cambiantes, se prevé que el coste se duplicará hasta más de USD 70,000 millones para 2030.

COSTO PARA TRATAR LA INSUFICIENCIA CARDÍACA = USD 70,000 MILLONES (PARA 2030)

¿Y si los pacientes con insuficiencia cardiaca tuvieran implantado un dispositivo para un tratamiento personalizado en tiempo real y disminuyera las visitas al hospital? Esto, de hecho, ya es una realidad. Los dispositivos de resincronización cardíaca tienen un nuevo algoritmo que permite ajustar el ritmo natural del corazón del paciente. Existen estudios donde se ve que estos ajustes, en apariencia menores, han reducido a la mitad las tasas de reingresos por insuficiencia cardiaca.

Esta innovación en la tecnología no solo ayuda a los pacientes, sino que también tiene sentido en términos financieros para el sistema sanitario.

Avanzar en el uso de la monitorización y el control remoto de pacientes mejora los resultados a largo plazo y con menos coste. Existen estudios que han demostrado una mejor eficiencia clínica, disminución de las visitas a Urgencias y menor tiempo de hospitalización en pacientes con monitorización remota. También puede mejorar la conectividad entre el paciente y el médico, lo que reduce los tiempos de asistencia médica.

Desafortunadamente, la monitorización y el control remoto de pacientes no ha alcanzado todo su potencial debido a la falta de incentivos financieros y que el modelo de atención todavía esté en desarrollo.

El aumento del gasto asociado al tratamiento de enfermedades crónicas requiere que todos los involucrados adoptemos nuevas tecnologías y  asociaciones y modelos de negocio. Requiere poner el foco en la menora de la atención continua del paciente. Este cambio no siempre es fácil, hay que involucrar a todos aquellos implicados en la atención del paciente. Para capturar el valor que esto tiene para las partes interesadas, es necesario que todos nos comprometamos a trabajar superando las fronteras, expandiendo nuestros horizontes y tomando riesgos calculados para innovar más allá de las tecnologías.

Después de haber trabajado en el campo de la economía de la salud durante más de 20 años, puedo decir que estamos viviendo en una época sin precedentes en la que todos los involucrados en la atención sanitaria, desde los responsables de los pagos hasta los proveedores y los pacientes, están trabajando activamente para lograr el valor para los pacientes. Medtronic está comprometido a afrontar estos desafíos como socio, no solo como desarrollador de tecnologías, para garantizar que los pacientes crónicos reciban una atención de calidad al menor coste posible.

Sigue atento mientras prestigiosos analistas debaten sobre este tema decisivo en la atención de la salud. Si deseas obtener más información acerca de los esfuerzos de Medtronic para innovar y crear valor en salud, regístrate aquí.

Por Sheri Dodd
Vice President, Healthcare Economics and Market Access, Medtronic, Inc.