Legendario cofundador de Medtronic falleció en Hawái.

Celebrando a Earl Bakken

Legendario cofundador de Medtronic fallece en Hawaii.

 

Omar Ishrak and Earl Bakken pose with the Micra Transcatheter Pacing System.

Omar Ishrak y Earl Bakken


El cofundador de Medtronic, Earl E. Bakken, un pionero en tecnología médica cuyos inventos impactaron positivamente la vida de millones de personas en todo el mundo, falleció el domingo en Hawaii. Tenía 94 años.

"Todos en Medtronic estamos tristes por la noticia del fallecimiento de Earl", dijo Omar Ishrak, presidente y CEO de Medtronic. "Earl fue un verdadero pionero en el cuidado de la salud y su visión de usar la tecnología para ayudar a la gente todavía nos inspira al día de hoy. Tenemos el privilegio de continuar el trabajo que él comenzó hace más de 60 años y estamos comprometidos a cumplir esa Misión".

Earl fue un verdadero pionero en el cuidado de la salud.

– Omar Ishrak
El garaje en Minneapolis donde inició todo

El garaje en Minneapolis donde inició todo


Bakken convirtió la fascinación de su infancia por la electricidad en Medtronic, la compañía de dispositivos médicos más grande del mundo. Junto con su cuñado Palmer J. Hermundslie, Bakken fundó una empresa, que pasó de tener una operación en apuros en un garaje de Minneapolis a ser una corporación multinacional de tecnología médica. A finales de la década de 1950, Bakken desarrolló el primer marcapasos externo, portátil, alimentado por baterías y comercializó el primer marcapasos implantable en 1960. Medtronic creció rápidamente a partir de ahí; hoy en día, sus productos y dispositivos médicos mejoran la vida de dos personas cada segundo.

Y todo empezó porque el joven Earl Bakken sentía una fascinación por Frankenstein.

Tuve un tío que era electricista y se la pasaba diciéndole a mi madre: tienes que evitar que ese niño juegue con electricidad, se va a matar.

– Earl Bakken
Cumpleaños #85 de Earl Bakken en el cine Historic Heights en Columbia Heights, Minnesota en diciembre 2, 2008.

El cine "Historic Heights" en Columbia en 2008


A principios de la década de 1930, a la edad de ocho años, Bakken y sus amigos asistían regularmente a las películas de los sábados por la tarde en el Teatro Heights de Columbia Heights, Minnesota, no muy lejos de la actual sede operativa de Medtronic.

Recordó haber sido cautivado por la representación del científico loco por parte del actor Colin Clive. "Lo que más me intrigó, mientras me sentaba a ver la película una y otra vez", recordó Bakken más tarde, "fue la chispa creativa de la electricidad del Dr. Frankenstein. A través del poder de sus aparatos de laboratorio, el doctor devolvió la vida a los no-vivos".

Joven Earl Bakken en el sótano familiar

Joven Earl Bakken en el sótano familiar


A la edad de 9 años, la fascinación de Bakken por la electricidad lo llevó a desarrollar un sistema telefónico que se extendía de su hogar hasta la casa de un amigo. Más tarde, entre los muchos inventos de su infancia, construyó una radio y un robot de cinco pies de altura que podía parpadear y hablar.

En su confirmación en 1937, el ministro le dijo al joven Bakken que "usara la ciencia para beneficiar a la humanidad", y ese mensaje resonó en él por el resto de su vida. "Más tarde reconocí que ese era mi llamado espiritual", dijo Bakken en 2008.

Earl Bakken trabajando en Medtronic

Earl Bakken trabajando en Medtronic


Después de servir como instructor de radar en la Segunda Guerra Mundial, Bakken obtuvo un título en ingeniería eléctrica en la Universidad de Minnesota.

En la escuela de postgrado, Bakken trabajó medio tiempo reparando delicados equipos de laboratorio en el Northwestern Hospital de Minneapolis. La demanda de sus servicios creció, y el 29 de abril de 1949, Bakken y Hermundslie formaron una sociedad comercial y llamaron a su compañía Medtronic.

Mi satisfacción, y creo que la satisfacción y el éxito que siente mucha de nuestra gente en Medtronic, es el éxito que hemos tenido al ver a los pacientes recuperados con una vida plena.

– Earl Bakken
Hunter Mauston posa con su marcapasos externo

Hunter Mauston posa con su marcapasos externo


El negocio tuvo dificultades, pero mientras prestaban servicios a los equipos médicos, Bakken y Hermundslie establecieron relaciones con los médicos de hospitales universitarios de Minneapolis. Allí conocieron a C. Walton Lillehei, un joven cirujano que más tarde se haría famoso por ser pionero en la cirugía a corazón abierto. Después de un apagón en las ciudades gemelas (Minneapolis - Saint Paul) que causó la muerte de un bebé, Lillehei le pidió a Bakken que buscara una solución. Él respondió adaptando un circuito descrito en la revista Popular Electronics para crear el primer marcapasos externo portátil alimentado por batería, reemplazando a los grandes marcapasos de corriente alterna que estaban en uso en ese momento.

La original "Banda del Garaje"  posa frente a la sede de operaciones de Medtronic en Fridley, Minnesota.

La "Banda del Garaje"

De pie: Dale Blosberg, Norman Hagfors, Earl Hatten. Seated: John Bravis, Earl Bakken, Louis Leisch

Ellos expandieron los servicios a otras tecnologías médicas. Luego, en 1960, se implantó el primer marcapasos portable en un paciente humano. Bakken y Hermundslie llegaron a un acuerdo de licencia con los inventores, dando a su pequeña empresa los derechos exclusivos de fabricación y comercialización del dispositivo, y Medtronic despegó.

Earl Hatten era el empleado número ocho de la pequeña empresa. "Lo que me gustó del Sr. Bakken, y lo que creo que ayudó a Medtronic a crecer, fue que tenía la capacidad de elegir a las mejores personas para hacer el trabajo y luego se apartó de su camino para que continuaran haciéndolo. Muchos directores generales no pueden hacer eso y las empresas no crecen", dijo Hatten.

A lo largo de las décadas siguientes, Medtronic creció exponencialmente, perfeccionando sus dispositivos cardíacos y expandiéndose a otros negocios médicos como el tratamiento de la diabetes, la neurocirugía y la terapia de la columna vertebral. La empresa emplea actualmente a más de 85,000 personas en todo el mundo.

Medtronic Operational Headquarters in Fridley, MN.Sede operativa de Medtronic en Fridley, MN. 

Bakken estuvo al timón durante 40 años y se retiró como presidente de Medtronic en 1989.

"No nos propusimos ser la compañía de dispositivos médicos más grande del mundo", dijo Bakken. "Sólo queríamos hacer un cambio positivo y duradero en la vida de los pacientes."

Cada empleado de Medtronic recibe un medallón con la Misión de Medtronic

Cada empleado de Medtronic recibe un medallón con la Misión de Medtronic


Bakken mantuvo un estrecho contacto con la empresa durante su jubilación, y su legado en Medtronic será para siempre la Misión de Medtronic.

En 1960, Bakken escribió una declaración de misión para Medtronic que ha permanecido intacta, palabra por palabra, desde entonces. "Contribuir al bienestar humano mediante la aplicación de la ingeniería biomédica en la investigación, diseño, fabricación y venta de instrumentos o aparatos que alivien el dolor, restauren la salud y prolonguen la vida".

Earl es uno de los grandes visionarios en la historia de la medicina.

– Bill George
Ex CEO de Medtronic, Bill George, y Earl Bakken

Ex CEO de Medtronic, Bill George, y Earl Bakken


"Earl siempre tuvo la visión de que el cuidado de la salud no se trataba de dispositivos, sino de restaurar la salud de las personas", dijo el ex CEO de Medtronic, Bill George. "Así que desde el principio se centró no en implantar un dispositivo, sino en permitir que la gente viviera una vida activa plena, y transmitió ese punto de vista a todos los empleados de Medtronic a través de La Misión. Earl es uno de los visionarios más grandes en la historia de la medicina", dijo George.


Al jubilarse, Bakken se propuso cumplir esa misión de nuevas maneras.

Earl posa en el Museo Bakken

Earl posa en el Museo Bakken


En 1975, fundó el Museo Bakken, una biblioteca, museo y centro educativo sin fines de lucro en Minneapolis. El Museo Bakken está dedicado a la historia de la electricidad y el magnetismo y sus usos en la ciencia y la medicina.

En 1994, Bakken construyó una casa en Hawaii, donde se convirtió en Presidente de la Junta Directiva de la Comunidad Médica de las Cinco Montañas al desarrollar el North Hawaii Community Hospital.

Ayudó a establecer la Casa de Tutu, un centro de recursos comunitarios que promueve carreras, educación y resultados de salud efectivos, y el Centro Kohala, que se ocupa de los recursos científicos y la educación.

Bakken también participó en otros proyectos filantrópicos como Na Kalai Waa Moku O Hawaii, Amigos del Futuro e Imiloa: Centro de Astronomía de Hawaii.

Una aspiración de toda una vida se hizo realidad para Bakken en 2013, cuando Fundación Medtronic lanzó la Invitación Bakken para honrar a las personas que recibieron dispositivos médicos y que tuvieron un impacto en las vidas de otros, a través del servicio y el voluntariado. A Bakken, que en sus últimos años se convirtió en un paciente de dispositivos médicos, con un marcapasos, stents coronarios y bomba de insulina, le gustaba preguntar a los pacientes qué planeaban hacer con su regalo de "vida extra". Cada año Bakken se reunía con los homenajeados. "Sus historias son un poderoso recordatorio de que todos podemos retribuir, sin importar nuestra situación actual", dijo después de reunirse con ellos en 2014.

Earl poses with recipients of the Bakken Invitation in 2013.Earl con los ganadores de la Invitación Bakken en 2013

Cada año, en diciembre, los empleados de Medtronic se reúnen para celebrar otra inspiración de Bakken: el programa de vacaciones para empleados. La compañía invita a pacientes de todo el mundo a compartir sus historias de cómo la tecnología médica ha mejorado sus vidas. Cientos de empleados llenan el auditorio de Medtronic, mientras que otros miles escuchan o ven a través de Medtronic TV.

Ron y Judy Brown con Earl Bakken en su cumpleaños #90

Ron y Judy Brown con Earl Bakken


Ron Brown, que recibió su primer marcapasos Medtronic en 1972, fue uno de los primeros pacientes en hablar en el programa de vacaciones. Cada año durante 40 años, Bakken leyó la carta de Navidad de Brown a los empleados reunidos. Brown y Bakken, paciente e inventor, se hicieron amigos.

"El hombre ha sido una inspiración para muchos jóvenes", dijo Brown en 2014. "Quiero decir, estar cerca de él es inspirador. Él está constantemente pensando y tratando de resolver problemas y cuando estaba desarrollando la compañía, cuando la formó, su pensamiento de una mejor salud estaba siempre en su mente. Y esa inspiración para que otros desarrollen esa idea es tan grande como lo que él logró".

Earl con Lyla Koch, paciente de cinco años recipiente de marcapasos, en 1984

Earl con Lyla Koch, paciente de cinco años recipiente de marcapasos, en 1984


En sus últimos años, se le pidió a Bakken que reflexionara sobre su legado y dijo. "Cuando lo juntas todo lo que has hecho y ves a una persona completamente restaurada - físicamente, mentalmente, espiritualmente ¿Qué mejor carrera se puede elegir?”


Medtronic llevará a cabo un programa para empleados para celebrar la vida y logros de Bakken. La fecha está por definirse.

Bakken nació el 10 de enero de 1924 en las calles de Florencia y Osval Bakken, en Minneapolis, Minnesota. Le sobrevive su esposa, Doris J. Bakken, su hermana Marjorie Andersen de Avon, IN, sus hijos Wendy Watson y su esposo Warren de New Brighton, MN, Jeff Bakken y su esposa, Linda Shaw de Orono, MN, Bradley Bakken y su esposa Mary de Orono, MN, Pamela Petersmeyer y su esposo Jeff de Prior Lake, MN, sus hijastros Ramona West de Waikoloa, HI, y David Marshall y su esposa Linda de Rice, MN, once nietos, tres bisnietos y ocho tataranietos.