La importancia de la colaboración

Nuestra colaboración con médicos es esencial para nuestros esfuerzos destinados a crear nuevas terapias o avanzar en terapias actuales que transforman vidas y nos ayudan a cumplir nuestra misión de aliviar el dolor, restablecer la salud y prolongar vidas.

Los médicos suministran datos clínicos detallados, nos ayudan a identificar nuevos caminos para el desarrollo de tratamientos, trabajan con nuestros investigadores en el desarrollo tecnológico y enseñan a otros médicos el uso seguro y efectivo de nuestras terapias.

Cuando los médicos prestan estos servicios, corresponde pagarles un precio justo de mercado sin dejar de preservar la integridad de la relación médico-paciente. El precio justo de mercado se determina según la especialidad del médico y su nivel de experiencia. Medtronic ha establecido un valor justo de mercado para todas las formas en las que colaboramos con los médicos; pueden variar según la región, especialidad y nivel de experiencia del profesional.

En Medtronic, tomamos muy en serio nuestras responsabilidades éticas. Elaboramos principios rectores para la colaboración con médicos, para garantizar que las decisiones de tratamiento se adopten en función de las necesidades del paciente y de la experiencia del médico.

Respaldamos desde hace mucho tiempo la transparencia en torno a los pagos a los médicos de los Estados Unidos por consultoría y licencias de propiedad intelectual; ya en 2010 estábamos entre las primeras empresas que informaban voluntariamente de estos pagos a los médicos estadounidenses en nuestro sitio web. Desde esa época, invertimos millones de dólares para establecer sistemas que cumplan con los requisitos de seguimiento y elevación de informes estipulados en la ley de cuidado de salud asequible Affordable Care Act (legislación Sunshine).

El primer producto revolucionario de Medtronic, un marcapasos portátil a batería desarrollado en la década de 1950, fue el resultado de la estrecha colaboración entre Earl Bakken, cofundador de Medtronic, y un cardiocirujano precursor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota.

El sector de la tecnología médica depende de su capacidad de colaborar con los médicos, por tres motivos fundamentales:

Porque los médicos proporcionan conocimiento y experiencia médica

Porque desarrollar productos médicos nuevos requiere pericia técnica y médica. Porque las empresas de dispositivos médicos pueden cubrir los requerimientos tecnológicos necesarios (ciencia de los materiales, bioingeniería y fabricación), pero la pericia médica de vanguardia proviene de los médicos que trabajan con pacientes y con nuestros productos día tras día.

Ellos aportan una profunda comprensión de áreas tales como la fisiología, la patología, la anatomía y la epidemiología; además suman perspectivas importantes respecto del diseño y el uso de nuestras terapias.

Satisfacer las necesidades del paciente

Se prevé que los índices de enfermedades crónicas y los costos de la atención de la salud seguirán aumentando a medida que la población envejezca, y es muy alta la demanda de innovaciones médicas que puedan transformar vidas. Trabajar con médicos que tratan pacientes acelera el desarrollo de terapias seguras, clínicamente eficaces y rentables que cubran las necesidades de los pacientes.

Garantizar la seguridad del paciente

Los dispositivos médicos son complejos. Para utilizarlos de manera segura y efectiva se requiere un conocimiento profundo de su funcionamiento en el cuerpo y de cómo adaptar sus ajustes para las necesidades particulares de cada paciente. Los médicos demuestran continuamente que son los mejores maestros a la hora de enseñar a otros profesionales de la salud cómo utilizar nuestras terapias de forma segura y eficaz.