Harvard Business Review

Cómo EE. UU. puede reducir residuos en la atención médica por un valor de USD 1 billón

Por Nikhil Sahni, Anuraag Chigurupati, el Dr. Bob Kocher y David M. Cutler

Ver artículo completo (PDF)

RESUMEN DEL ARTÍCULO

“Existen dos vías principales para reducir los costos y mejorar mucho más la calidad: una estrategia comprensiva orientada a la demanda... y una estrategia agresiva orientada a la oferta”.

Durante la campaña presidencial los estadounidenses se verán bombardeados con propuestas para mejorar el sistema de atención de la salud de EE. UU., ya sea con acciones grandes o pequeñas, que ampliarían o le darían un vuelco radical a la Ley de Cuidado de Salud Asequible (Affordable Care Act, ACA). Todas las propuestas prometerán reducir los costos y mejorar la calidad. Para lograrlo, las propuestas se centrarán principalmente en lo que se llama “gastos derrochadores” en la atención de la salud, es decir, los gastos no asociados con mejorar la calidad y que, según algunos cálculos, representan más de un cuarto de los gastos totales en la atención de la salud.

Pero, como han expresado Michael Porter y Robert Kaplan de la Escuela de Negocios de Harvard, necesitamos analizar los costos a un nivel más atómico en el que los resultados clínicos se vinculen con los procesos administrativos y comerciales. Si bien esto ha representado un gran desafío, recientemente los expertos han medido mejor la eficacia de muchas intervenciones que van desde las opciones orientadas a la demanda, como los planes de salud dirigidos al consumidor, a las opciones orientadas a la oferta, como los métodos alternativos para pagarle a los profesionales de la salud. Estas intervenciones son beneficiosas porque eliminan principalmente los residuos del sistema y evitan que el costo, la calidad o el acceso a la atención deban favorecerse en detrimento unas de las otras.