Hidrocefalia normotensiva

Hidrocefalia normotensiva Tu salud

Acerca de esta patología

Acerca de la hidrocefalia normotensiva

La hidrocefalia hace referencia a una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo en los ventrículos del cerebro. La hidrocefalia normotensiva es un tipo de hidrocefalia que afecta a adultos mayores, generalmente a aquellos que tienen entre 60 y 70 años.

En circunstancias normales, existe un sutil equilibrio entre los niveles de producción, circulación y absorción de líquido cefalorraquídeo. La hidrocefalia se desarrolla cuando el líquido cefalorraquídeo no puede fluir a través del sistema ventricular, o cuando la absorción en el flujo sanguíneo no es la misma que la cantidad de líquido cefalorraquídeo producido.


Síntomas

La hidrocefalia normotensiva se caracteriza por la aparición gradual de tres síntomas, generalmente en el siguiente orden:

  • Trastorno de la marcha (dificultad para caminar) en forma de pasos cortos y arrastrados, tendencia a las caídas, sensación de pesadez en los pies o dificultad para usar las escaleras.
  • Incontinencia urinaria (problemas para controlar la vejiga), en forma de una necesidad frecuente o imperiosa de orinar, o la pérdida de control para retener la orina.
  • Demencia leve (deterioros cognitivos) en forma de olvidos, pérdida de memoria a corto plazo, pérdida de interés en actividades o cambios de humor.

Causas:

Al igual que otros tipos de hidrocefalia, la característica que define la hidrocefalia normotensiva es el agrandamiento de los ventrículos en el cerebro. Los ventrículos expandidos parecen distorsionar las vías nerviosas entre el cerebro y la médula espinal, y de ese modo causan los síntomas. En algunos casos, el flujo sanguíneo hacia el cerebro también disminuye.

En la mayoría no se puede determinar la causa de la hidrocefalia. En el resto de los casos, la persona tiene antecedentes de hemorragia cerebral (por ejemplo, por la ruptura de un aneurisma o un traumatismo cerebral) o meningitis. Sin embargo, no resulta claro por qué o cómo estas patologías llevan a la hidrocefalia normotensiva.


Diagnóstico

La hidrocefalia normotensiva puede ser difícil de diagnosticar, ya que es posible que no todos los síntomas aparezcan al mismo tiempo. Además, estos síntomas a menudo se asocian con otras patologías que son comunes en una población envejecida (como enfermedad de Parkinson, artrosis o enfermedad de Alzheimer).

Normalmente, se utilizan una o más de las siguientes pruebas diagnósticas para detectar hidrocefalia normotensiva:

  • Los exámenes de imágenes cerebrales identifican los ventrículos agrandados
    • Las TC utilizan rayos X para producir imágenes transversales que permiten a los médicos observar diferentes partes del cerebro.
    • La resonancia magnética (RM) aporta detalles importantes sobre el sistema ventricular y ayuda a descartar otros trastornos, como hematomas subdurales, tumores, infecciones o anomalías estructurales
  • Las pruebas neuropsicológicas son el método más preciso para determinar y documentar fortalezas y problemas cognitivos
  • El drenaje del líquido cefalorraquídeo lumbar se utiliza para predecir la probabilidad de una respuesta positiva de la persona a un procedimiento de derivación
    • La punción lumbar es una prueba diagnóstica invasiva en la que se extrae líquido cefalorraquídeo de la columna vertebral
    • El drenaje lumbar extendido es una opción si una persona no responde a una punción lumbar simple
  • La resistencia de salida del líquido cefalorraquídeo es una prueba más complicada que determina la capacidad del cuerpo para absorber el exceso de líquido cefalorraquídeo

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Trate con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.